Category Archives: Trabajo Social

¿TANTO NOS HEMOS DESHUMANIZADO?

El pasado día 6 de mayo en la cárcel de Tarragona se suicidaba una persona reclusa y conseguían fugarse dos. Ambos sucesos tenían como nexo el haber aprovechado la confusión del primero para que fuera más fácil el segundo. Al menos en Catalunya, todos los medios de comunicación hablaron en primer lugar y sólo de la fuga, quedando la muerte como una anécdota entre líneas.

¿Tan universal es la falta de rigor entre mis colegas de la comunicación? La cárcel destruye a una persona y posibilita una fuga, pero resulta que la noticia es la segunda parte ¿Por qué? Llegaría a entenderlo si alguna de las personas afectadas tuviera alguna singularidad pública, pero muerto y fugados forman parte de los residuos sociales que almacenamos fuera de nuestra vista.

¿El agujero de una reja es más noticia que la historia de una vida destruida? Incluso haciendo periodismo amarillo el titular truculento hubiera sido el contrario ¿Tantos valores han perdido los medios de comunicación que su función consiste en alimentar la construcción colectiva de la inseguridad?

Más patética todavía fue la reacción de las autoridades penitenciarias. En su obsesión por  demostrar que de la cárcel no sale nadie se dedicaron a destacar el supuesto error humano de un funcionario por no interpretar bien una escalada del muro y no activar el protocolo contra fugas.

Ni una palabra oficial sobre la persona muerta. Como si el suicidio fuera un accidente, un avatar más del destino que se produce con independencia de lo que hagamos que pase en la vida de las personas. El impresentable director general que habló de la fuga tiene la obligación de conocer que también existe un protocolo para evitar suicidios y no sólo un protocolo de fugas. Pero ni se molestó en pararse a pensar dónde había fallado. Puesto a distribuir responsabilidades seguro que también tenía a mano a algún funcionario al que culpabilizar. Morir en la cárcel no merece ni que los responsables de Justicia hablen de ti.

Con la jubilación administrativa dejé de dar clase de criminología y de justicia juvenil pero no olvido la sociedad extramuros de la justicia penal. Dado que ahora ya nada parece ser lo que es sino cómo se lo describe, me gustaría que los colegas periodistas -inmersos como el resto de la humanidad proletaria en el proceloso mar de los recortes- no contribuyeran demasiado a seguir construyendo realidades falsas.

Cualquier notica sobre cárceles debe hablar siempre de que en España se encierra más que en toda Europa. La cárcel de Tarragona es una pequeña pieza de una maquinaria saturada que tiene encerrados a 11.000 catalanes de promedio. ¿Donde está la noticia de que en un mes hayan conseguido evadirse el 0,03 %? Hace años que ni aumenta la criminalidad (delitos que padecemos) ni el número de personas diferentes que delinquen. Pero seguimos encerrando más y más. Si se matan o si salen destruidos es mera anécdota.

Anuncis

Deixa un comentari

Filed under Inseguretat ciutadana, Pobresa, Política Social, Trabajo Social, Valors

Cerquem junts la cadira que falta

Tot i haver aparcat la incomoditat emocional i intel•lectual que, com ja vaig escriure dies enrere, em produeix la Marató sobre la pobresa torno al tema. Em sentia desconcertat ara perquè, veient l’anunci televisiu, tot semblava ben resolt: tenim una cadira menys i en lloc de barallar-nos les distribuint de forma que tothom pugui seure. Meravellosa i estètica forma de solidaritat. De la mateix manera, escoltant l’eslògan (Que ningú es quedi fora) sentia que era una proposta activa que conduïa a tenir en compte els altres.
Alguna cosa, però, no encaixava. Em debatia entre guardar ja silenci i reconèixer que potser estava equivocat en la primera crítica. Tanmateix, una neurona rebel va encendre el llum i em va fer descobrir el parany. No era aquesta la solidaritat que defenso i miro de practicar. Em venien al cap les imatges d’una entitat d’educació en el lleure, practicant en la seva festa de cap de setmana passat, el joc de la cadira, ara amb coloraines de marató i em preguntava: què falla?
Doncs que ens amaguen la veritat i, a sobre, les entitats compromeses, desesperades per la manca de pressuposts, posen uns quants grans de sorra.
Si tothom ve al món amb una “cadira”, amb dret a tenir al seu abast allò que fa possible tenir un lloc al món; si ningú tenim dret a prendre la “cadira” d’un altre i a posseir i fer negoci amb les oportunitats d’un altre, no es tracta d’entrada de compartir sinó de lluitar.
Quan un grup de persones descobreix que no hi ha “cadires” per a tothom el que hauria de fer és anar junts a cercar la que falta, a descobrir qui se la ha apropiat, a defensar col•lectivament que ningú ha de poder seure si un altre no pot. L’única solidaritat acceptable és que tothom pugui descansar en una “cadira” mentre segueix lluitant per aconseguir les oportunitats de tothom. Em feia mal veure com educaven per a compartir sense ensenyar que existeixen magatzems de “cadires” omplerts per la injustícia i que, sense pensar col•lectivament en com buidar-los, tot és petita i miserable comoditat que no exigeix justícia distributiva.
No és gaire diferent el tema de l’eslògan. La gent es queda fora o impedim que entri? Està fora o l’hem expulsat? Unes societat exclouen més que d’altres. Unes són més permeables que d’altres. La pregunta a fer-se és a quines persones exclou la nostra societat catalana. Així no caldrà treballar per a que retornin. D’entrada, ja no l’haurem enviat a fora.
En quines condicions cal que ningú es quedi fora. Centre i perifèria? Mes a dins, mes enfora? Catalans de primera i de segona? Amb targes (sanitàries i d’altres) de diferent color? Primer “els nostres”i, després generositat per els altres que són “altres”? L’eslògan, en tot cas, hauria de ser: Que la teva societat, el teu país, no deixi fora a ningú.

2 comentaris

Filed under Incorporació social, Pobresa, Política Social, Trabajo Social

No podemos psiquiatrizar el malestar

Esta semana, escuché del presentador de una jornada sobre salud mental el lamento de lo poco que se nos tenía en cuenta a los profesionales del sector y puso como argumento que una buena parte de las personas que se suicidan nunca habían acudido a psicólogo o psiquiatra alguno. Ni la destrucción de la propia vida ni el momento que nos toca vivir invitan a bromas, pero no pude menos que hacerme una doble pregunta: ¿si hubieran venido a visitarnos no se habría suicidado antes? ¿por qué optar por dejar de vivir ha de ser una cuestión psiquiátrica?

Del primer interrogante no me ocuparé hoy, aunque prometo escribir sobre las reglas básicas que a la hora de entender la salud mental y de ayudar a las personas deberían respetar todas las tribus de profesionales de la psicología humana, especialmente si están prestando un servicio público. La salud no puede depender del grado de rigidez y de locura conceptual que tenga el servicio al que te toque acudir.

Ahora, me preocupa el segundo. Los profesionales de la conducta humana, de la psicología o la psiquiatría, nos prestamos con demasiada frecuencia a dar explicaciones en clave patológica cada vez que se desajusta la realidad o, haciéndose más compleja, no encaja en nuestros modelos explicativos. Pensaba en Dimitris Christoulas, el farmacéutico griego jubilado que puso fin a su vida, hace unos días, en la plaza Sintagma de Atenas y, a la vez, en las personas que allí y aquí reaccionaron violentamente destruyendo el entorno que les rodeaba. Entre esos pensamientos, veía la luz una irritante conclusión: sólo quien se somete, amolda y aclimata a la realidad que le toca vivir será definido como sano.

Vivimos tiempos en los que cada día nos tocará explicar un nuevo malestar y hacer que este no destruya a las personas. Pero sería terrorífico que usemos los patrones de la patología para definir a quien decide, con gran lucidez, que no quiere vivir en el mundo de locos en el que otros le obligan a vivir. Sería terrorífico que situáramos entre los desajustados a quienes, quizás equivocándose éticamente, deciden destruir para soñar que algo de lo insoportable puede cambiar.

Nuestra tarea como terapeutas, educadores o profesionales de los social consiste en hacer que la soledad no lleve a la desesperación, en facilitar contactos y experiencias que aporten sentido, en mejorar algo la calidad de sus vidas, en descubrir conjuntamente con esas personas formas de insumisión personal y social cuyos costes reviertan sobre otros, sobre los que imponen las reglas y nos hacen vivir inhumanamente.

2 comentaris

Filed under Pobresa, Política Social, Psicopatologia, Trabajo Social, Valors

Marató contra la pobresa: ¿no seria més adient incitar a la rebel•lió contra la injustícia?

Des que es va fer públic que tv3, les entitats socials i la Generalitat havien acordat fer una “marató” sobre la pobresa he anat gestionant com podia un especial malestar (de tensió amb les idees) al que no acabo de trobar sortida. Escriure en contra? Aquest posicionament tenia dos problemes: 1) si hi ha persones que no mengen no cal que ens dediquem a filar prim i repartir idees sinó a  recollir diners i donar menjar; 2) si això que s’anomena ara “tercer sector” -del que sembla que formo part en algunes de les meves feines- està d’acord ¿què has de dir tu, aspirant a intel·lectual des de la distància?

Però, en anar passant els dies, anava comprovant que una part de les entitats del “sector” (a les que ajudo com puc) estaven en desacord però no gosaven dir-ho, no fos que es quedessin sense els diners de l’administració i els de la solidaritat televisiva, cada vegada més imprescindibles. Algunes fins i tot havien començat a buscar “pobres” que poguessin parlar i no donessin massa pena.

També he tingut temps de superar la irritació inicial i pensar amb calma. Les meves neurones sempre tornaven, però, a pensar que no hi ha pitjor manera d’ajudar que fer-ho benèficament. Tornava a recordar que el pitjor no és ser pobre sinó esdevenir depenent, sentir que la teva vida està en mans de la generositat d’un altre.  I la marató, en el fons, acabarà sent això: una recollida de diners pera a que l’espectador faci país sent generós amb uns pobres que hauran d’estar agraïts de la seva generositat.

Tanmateix, no deixava tampoc de pensar que, a la societat de la informació, també la pobresa necessita un espai públic. Necessita ser coneguda, divulgada, formar part de la realitat que els media construeixen. Necessita, aparentment, l’”audiència” que una tv institucional genera. El que menja mirant un telenotícies necessita que li recordin que “aquí n’hi ha gana”. De la mateixa manera que, sense un sistema de difusió massiva, resulta complex aconseguir que una societat plena de egoismes individualistes tingui actituds solidaries.

Però, segueixo sentint que tot és gran parany. En primer lloc perquè és molt perillós “representar” la pobresa sense deixar clar que és el producte de la injustícia. Sense deixar clar que no es tracta d’una condició subjectiva, producte d’una desgraciada historia personal. No és un esdeveniment accidental, ni un destí, ni el resultat d’un fracàs. No es tracta de divulgar pobreses sinó de fer transparents les injustícies. Una marató hauria de servir fonamentalment per a generar rebel·lió col·lectiva contra la injustícia que aprofundeix les desigualtats. El marcador final no hauria d’indicar quants euros s’han recollit sinó quants milions de ciutadanes i ciutadans es rebel·len.

Almoina si, impostos no

Un segon component del parany es que servirà per continuar buidant de sentit la paraula solidaritat i passarà a ser un eslògan més del nostre discurs social i polític. Un amic amb el que havien compartit temps de vida amb el bisbe Casaldàliga em deia, fa un temps, com al Matogroso brasiler era molt més fàcil ser solidari que a Barcelona. El que té poc tendeix amb facilitat a compartir. El que té més, com a màxim està disposat a donar una petita part i no perquè ho hagi de fer sinó perquè necessita sentir-se bé. Les nostres solidaritats són solidaritats d’almoina.

Solidaritat significa acceptar que el problema és compartit i que la solució és col·lectiva. Solidaris no són els que donen sinó els que s’agrupen per mantenir i defensar projectes. Una bona marató seria aquella que en cada noticiari donés veu als protagonistes d’un projecte social i expliqués de quina manera es poden implicar més ciutadans per a mantenir-ho.

Esdeveniments mediàtics com el que està en marxa serveixen per a recaptar diners entre ciutadans que es neguen a aportar la mateixa quantitat o menys per via d’impostos (en alguns casos d’empreses que han estalviat força més acomiadant i ara tindran l’ocasió de reconstruir la seva imatge social). Ajuden a deixar molt clar públicament que són cadascú de nosaltres qui administrem la nostra butxaca, donant quan ho volem i com ho volem. Així, no hem de reconèixer que existeix el bé comú i que aquest es construeix amb les aportacions justes de cadascú de nosaltres en funció de la riquesa, poca o molta, que obtenim a la societat que compartim.

Veient com amb alguns Departaments de la Generalitat estan darrere de la marató i recordant el que sobre les necessitats socials fa mesos que diuen, completava el meu desacord. Perquè tot plegat és adobar el missatge que les respostes han de ser compromisos de la societat però no obligacions de les administracions. Converteixen el que són drets humans, drets de la infància, drets de ciutadania, en problemes socials que ha de resoldre la anomenada societat civil. Poden retallar perquè la caritat ho completarà. Poden suprimir professionals perquè faran un campanya per a que vinguin voluntaris. Obliden que, en els moments complexos de les societats, el que cal no és delegar e induir a la supervivència sinó posar-se davant amb projectes engrescadors, participatius, professionalment rigorosos, prioritzant la despesa social i sumant la solidaritat activa dels ciutadans i ciutadanes.

Si em pressionen molt, puc acabar pensant que la marató serà com la jornada de Dijous Sant que organitza Càrites a les esglésies catòliques amb estètica laica.  Però, fins i tot amb aquesta comparació, tenim diferències: els capellans quan demanen almoina inviten a reconèixer prèviament que l’altre és un germà que té dret a la nostra ajuda.

14 comentaris

Filed under Infància, Pobresa, Política Social, Trabajo Social, Valors

NO PODEMOS DEJAR DE PENSAR

Una de mis últimas actividades profesionales del año que termina fué compartir un encuentro con los educadores y educadores sociales de Galicia para hablar de la infancia, de los niños y niñas que tienen dificultades sociales, de las respuestas que se dan a sus necesidades. En medio de las vivencias angustiadas por las dificultades que la pobreza añade y de las irritaciones por la precariedad y la desaparición de recursos que supone el continuo recorte de servicios públicos, comencé mi participación con una advertencia: “no podemos dejar de pensar”. Con otras palabras: la precariedad de recursos no debe empobrecer la cualidad profesional de las respuestas. A menos recursos, más ideas y más coherentes.

Pensar profesionalmente las respuestas significa considerar, al menos, cuatro aspectos. En primer lugar, recordar que no vale todo, que todas las formas de atención a las personas no son iguales. No se puede confundir el pragmatismo de “hacer lo que se puede con lo que se tiene”, con dar por buenas respuestas que desprecian a las personas. Negar dinero para subsistir, negar el acceso a una oportunidad, puede ser una imposición económica, pero nunca puede significar hacer desaparecer un derecho, convirtiendo al otro en un pedigüeño que debería conformarse con menos. Pensar profesionalmente es seguir tratándolo como sujeto de derechos y canalizar lo mejor posible su indignación.

Pensar profesionalmente significa no transformar nuestras dificultades en sus problemas, nuestra falta de tiempo, habilidades o recursos en su patología. Significa seguir pensado la forma adecuada de dar respuesta preservando lo que se puede, sin inventarse actuaciones acomodaticias, sin negar la dosis básica de relación. Significa seguir ayudando al otro como persona ofreciéndole con humildad lo que se tiene.

Pensar profesionalmente es pensar y compartir. Tener siempre presente que un buen profesional es aquel que reflexiona, que contrasta y comparte con otros sus prácticas, que mira sistemáticamente la realidad para conocerla y para adecuar a ella que lo que hace. Quienes nos mandan tienen poder (a veces un poder que no se corresponde con el mandato democrático que recibieron o que considera sólo a una parte de la ciudadanía) pero no siempre se paran a pensar en el efecto de sus decisiones, o en la parte socialmente frágil que queda fuera de sus miradas. Un buen profesional responde a los encargos con ideas que iluminan panoramas, que permiten a los responsables descubrir realidades que desconocen u olvidan.

Pensar profesionalmente no es hacer la revolución. Tampoco significa cargarse sobre las propias espaldas las necesidades que van quedando insatisfechas. No debería significar abrasarse por la burocracia y el abandono institucional. Pero, para los profesionales de la intervención socioeducativa, pensar significa mantener viva la dosis mínima de utopía, no llegar a olvidar que las dificultades de las persona tienen siempre que ver con los contextos en los que se desarrollan sus vidas, seguir traspasando a las personas posibilidades de cambio, esperanzas de existencias diferentes.

Sería iluso pensar que con sólo pensar cambiaremos la realidad. Pero sería terrible que diéramos por buena la realidad que nos imponen dejando de ejercer esa capacidad. Trabajar con menos recursos a veces significa no poder trabajar y siempre significa poder hacer menos, por mucha imaginación e ideas que se le ponga. Las crisis pueden llevarse por delante prestaciones diversas, pero no deberían llevarse las ideas y las buenas prácticas que las sustentaban. En nuestras profesiones siempre hay un encargo, más o menos oculto, de control social. El problema llega cuando se convierte en función principal y, sin darnos cuenta, dejamos de ser profesionales de lo social para pasar a ser domesticadores sociales en tiempos de crisis. (Publicado como artículo en el Boletin del Colexio de Educadoras e Educadores Sociais de Galicia. http://ceesg.org/publicacions/boletin )

4 comentaris

Filed under Educació, Infància, Trabajo Social, Valors

¿ACABAREMOS SIENDO PROFESIONALES QUE APLICAN LA BENEFICENCIA A LOS INVISIBLES?

Comienzo el mes de diciembre participando en el acto de entrega del “II Premio internacional de Educación Social Joaquim Grau”. La propia propuesta del premio, destinado a estimular la reflexión y la divulgación de las prácticas profesionales de la educación social me condujo a hablar (ahora a escribir) sobre tres aspectos que resumo brevemente aquí:

  1. Los efectos educativos que supuestamente se derivan de la acción profesional de los educadores y las educadoras sociales. A contestar, de nuevo, a aquella vieja pregunta: ¿para qué sirve un educador?
  2. Defender, encontrarle algún sentido a la reflexión sobre la práctica profesional en el día a día.
  3. Argumentar la utilidad de escribir la reflexión, o la gestión compartida del conocimiento que genera la práctica profesional, en el mundo actual

¿Educadores para qué?

Cuando en los años 70 empezaba la democracia municipal, en las pancartas de los vecinos preocupados por su barrio ponía: MÁS EDUCADORES Y MENOS POLICÍAS. Hoy escuchamos decir a los responsables de la policía y de los que deberían preocuparse por la convivencia: “Cómo vienen tiempos de conflictividad social hace falta aumentar el número de policías. El presupuesto de Interior no se reducirá” Hay tres décadas por el medio y muchos cambios. De los educadores de calle sin papel definido hemos pasado a que su presencia sea formalmente obligada en muchos recursos y servicios. Igualmente, tenemos una decena larga de promociones profesionales formadas en la universidad, a cuya deformación yo mismo he contribuidos desde los inicios. Las realidades sociales a las que nos dedicamos han pasado de los “quinquis de los 80” a las sociedades que generan permanentemente exclusión. Pero, ahí sigue la misma pregunta, especialmente ahora, cuando todo lo socioeducativo parece prescindible: ¿Para qué sirven estos profesionales? ¿Especialmente en estos tiempos de dificultad general para todo?

Debemos seguir dando una doble respuesta:

  • Sirven para ayudar las personas a ser personas en compañía otros, especialmente a las que lo tienen todo en contra, a las que tienen dificultades en su presente y no pueden construir solas su futuro.
  • Sin olvidar que también han de contribuir a cambiar las condiciones que generan las dificultades y, especialmente, sirven para evitar que las respuestas que les damos provoquen todavía más dificultad

Demostrar que pensar es posible

24 horas antes de escribir esta reflexión tuve una sesión de supervisión con los amigos y amigas de Izangai, un centro para el acompañamiento social en Bilbao. El tema de reflexión fue: Acompañar en tiempos de crisis y cuando las administraciones hacen invisible a una parte de la población. Venía a cuento no sólo de las nuevas y viejas dificultades para formar parte de la sociedad sino de las nuevas dificultades administrativas que van poniendo los que nos mandan. Dos ejemplos: ¿morirse o dejar de existir mientras cumples los tres años de empadronamiento obligatorios para recibir cualquier tipo de ayuda? ¿qué se hace con las personas que los gestores de la ocupación insisten en definir como no ocupables?
Ante eso, ¿qué dicen y qué hacen los profesionales? ¿Gestionar prestaciones imposibles, resignarse a aguantar “usuarios”, calmar a la gente repartiendo argumentos para la resignación…? Reflexionar sobre la profesión significa poder repetir de nuevo a las administraciones tres mensajes (atención, siempre en este orden):

  1. Como en el anuncio que estos días difunde una compañía de gas: no nos ves pero estamos. Que se nieguen prestaciones no hace desaparecer a las personas ni a sus necesidades. Vuelve la beneficencia y ¿debemos convertirnos en profesionales para la beneficencia de los invisibles? Los educadores y educadoras siempre han sido profesionales con valores. No podemos dejar de decir, por ejemplo, que la pobreza infantil es ilegal. Las intervenciones profesionales sólo son profesionales si se hacen en clave de derechos. A veces, prestamos la voz, o hacemos de altavoz de los sin voz.
  2. Estamos por la eficiencia. La mayor parte de las prestaciones resultan poco menos que inútiles sin un acompañamiento personalizado. ¿Cómo se produce la activación personal, laboral, social que ahora exigen? ¿Con un auxiliar administrativo de una ETT que informatiza la vida laboral?
  3. Igualmente, les vamos a decir que pensar, también es alertar sobre las dificultades futuras. No se trata de prevenir o de amenazar con los problemas futuros sino de observar activamente como se construyen las dificultades y dar cuenta de ello.

Compartir los saberes creados

No se trata de hacer libros. Sí se trata de hacer accesible el pensamiento. Divulgar todo aquello que vamos reflexionando sobre la realidad cambiante a la que debemos atender, las dificultades y las soluciones que vamos encontrando. Se trata de divulagar, al menos, para que otro colega que piensa de manera similar descubra que su soledad es compartida. Como se trata de escribir en la sociedad de la información os invito a seguir buenas experiencias (cada vez hay más) de reflexión y divulgación, como la de EDUCABLOG. Pensar y escribir sobre las prácticas profesionales hoy significa:

  • compartir con otros las preocupaciones y las incidencias de las vidas en las que entramos,
  •  interrogarse sobre los sentidos de las intervenciones que hacemos, compartir viralmente las preocupaciones,
  •  servir para dar transparencia a las realidades sociales ocultas
  •  actualizar creativamente el pensamiento.

Como en el final del prólogo para el libro “Educablog 2006-1011, de la red al papel” escribía, se trata de mirar, pensar, describir, dar a conocer, querer seguir conociendo.
Si alguien sigue mirando Educablog ya no va a tener escusas para no mirar la realidad, pensar sobre ella, describirla en un espacio virtual, dejar que otros la conozcan, conocer lo que otros van pensando y diciendo. ¿Por qué no hacemos una red social de blogs sociales?

7 comentaris

Filed under Educació, Incorporació social, Política Social, Trabajo Social, Valors

PROVEEDORES DE ARGUMENTOS PARA LA RESIGNACIÓN

El mes de septiembre, la revista EDUCACIÓN SOCIAL publicará el  artículo de opinión que copio aquí. En vista de lo que nos va cayendo entre resignaciones celestiales y recortes de prestaciones me he decidido a avanzar la publicación.

Cuando este texto vea la luz, mis nuevos y viejos alumnos que estudian profesiones relacionadas con la intervención socioeducativa estarán comenzando un nuevo curso escolar. Los profesionales sociales en activo se enfrentaran, tras la pausa vacacional, a la compleja tarea de ayudar a las personas en tiempos de crisis, en medio de cambios políticos en las administraciones, en los que es posible que los nuevos electos les orienten hacia direcciones opuestas a las de la sensatez social y profesional. Por otro lado, el complejo movimiento indignado que despegó el 15 M y ocupaba todavía páginas mediáticas en junio, alterando nuestras visiones sociales, estará en otra fase de su contestación, abocado a mantener unidas solidaridades emocionales diversas, contradictorias y, a la vez, hacer alguna mella en “el sistema”, siendo radical sin ser violento. En ese panorama, en parte nuevo, en parte eterno, surgen las preguntas sobre el espacio político de los profesionales sociales: ¿son los profesionales de la intervención socioeducativa simples proveedores de argumentos para la resignación?

 

El curso pasado, algunos alumnos y alumnas me pidieron más tiempo para entregar los trabajos finales porque andaban de acampados indignados en alguna plaza. Más de un compañero profesor participó en los debates de los espacios públicos. Profesionales en activo vieron como alguna persona a la que atendían recuperaba un cierto grado de autonomía e iniciativa metiéndose en acciones reivindicativas. Desgraciadamente, la mayoría de los que atendían y atienden siguen padeciendo en silencio, aceptando de formas diversas las escasas ayudas para la supervivencia.

 

Cuando los trabajadores y educadores sociales se convierten cada día más en gestores de prestaciones y tienen el encargo implícito de gestionar con habilidad las molestias que algunos ciudadanos y ciudadanas crean, ¿dónde queda nuestra pretensión de acompañar procesos de cambio, dinamizando la comunidad y estimulando la toma de conciencia de las personas sobre su realidad? ¿Qué hacemos cuando des de la calle se contesta, con argumentos que en buena parte compartimos, las políticas concretas que debemos aplicar?  Que no se asuste el lector o lectora, no pretendo llamar a ningún tipo de revolución desde los servicios sociales. Me conformo con renovar el malestar que siempre debe producirnos nuestro trabajo para no olvidar nunca las formas humanas y solidarias de hacerlo.

 

Sufriendo con las personas que sufren y asumiendo que nuestras sillas profesionales se seguirán moviendo siempre, para no instalarnos en la crisis personal permanente y no pasar fácilmente al bando de los resignados conformistas (que para quedar bien llamamos “quemados”), sugiero que hagamos al menos lo siguiente:

 

  • No dejarnos atrapar por los slogans con los que tienden a hacernos funcionar los que nos mandan. Por ejemplo, los relacionados con “la” familia, los valores “fuertes”, “los de aquí”, el “orden” democrático, etc. Seguir pensando que podemos pensar. No renunciar a observar y analizar continuamente una sociedad compleja y cambiante, que nos obliga continuamente a cambiar.
  • Por más dura y complicada que sea la situación de las personas a las que atendemos no ceder a la tentación de considerar que “se lo han buscado”. En las profesiones sociales no caben (salvo para hacer negocio) los que solo hablan de mérito. Nuestras profesiones están hechas para construir oportunidades y hacer que las personas puedan aprovecharlas. Si nos entran dudas, solo hay que hacer el esfuerzo de imaginarnos viviendo desde nuestra llegada al mundo en las condiciones de la persona de la que nos ocupamos (o hacérselo vivir a quienes consideran que se hicieron a si mismos).
  • Por definición, cualquier intervención social es aquella que considera a la persona y el entorno en el que se produce su malestar, sus dificultades, su exclusión. No se puede pensar que todo se reduce al seguimiento individual cuando de los que se trata es de hacer acompañamiento en clave comunitaria.
  • Aunque parece obvio, muchos profesionales acaban olvidando que trabajan en sociedades injustas y que sólo consiguiendo algunas dosis mínimas de igualdad cobra sentido nuestro trabajo. Cuando yo era muy joven se decía a los pobres que este era un “valles de lágrimas”, pero que en el cielo, que era el reino de los pobres, ya disfrutaríamos. No hay trabajo social sin conciencia política crítica.
  • Cuando el movimiento indignado reclama radicalidad democrática nos remite también a prácticas profesionales participativas. Podemos aprovechar para recordar que el otro al que atendemos es una persona con derechos. Especialmente con dos: el de participar activamente en el proceso de ayuda y cambio; el de decidir autónomamente sobre su vida.

(publicado en EDUCACIÓN SOCIAL septiembre 2011)

9 comentaris

Filed under Política Social, Trabajo Social, Valors